laboratorio taller de periodismo digital

Revisitando los paradigmas de la e-comunicación

Internet crea un nuevo escenario de producción y recepción de la información que permite canalizar, intercambiar y actualizar mensajes desde cualquier punto de la Red. Produce nuevos espacios para el consumo de información y es una nueva estructura que da soporte a la comunicación humana.
A la hora de estudiar los nuevos paradigmas de la comunicación digital, es necesario analizar las principales características de Internet como “soporte” de información, su arquitectura distribuida, y como ésta influye en las rutinas periodísticas.
Cuando se analizan los “usos del canal” (dimensión comunicativa), interesan particularmente las destrezas necesarias para moverse simultáneamente en los niveles intermedios y masivos de la Web. Las relaciones de poder que se construyen entre los usuarios y los medios y las variables de comunicación humana en la Red (anonimato e invisibilidad) tampoco deben pasarse por alto.
En cuanto a la dimensión estructural de la web, cabe destacar que los flujos de tráfico de información redefinen los espacios, producen nuevas formas de contar las historias y trastocan los modelos de negocio. Estos aspectos se analizan aquí.El verdadero poder de Internet radica en a) la digitalización del mensaje y principalmente b) su arquitectura distribuida (red de nudos y enlaces, estructura cliente/servidor, información dispersa o distribuida y flujos de tráfico organizados). Los weblogs (ver en Wikipedia) son ejemplo de elaboración distribuida; y los portales son un tipo de elaboración centralizada.
Hasta 1996, la comunicación a través de computadoras se estudiaba como “una manifestación más” de la comunicación intermedia. Ese año, Morris y Ogan sugieren que también debería estudiarse como un medio masivo de comunicación, en base al crecimiento de la audiencia del nuevo medio.
¿Por qué estudiar Internet? Por su a) apelación sensorial multimedia, b) ruptura de la linealidad, c) eliminación de rutas prefijadas, d) elasticidad de la sincronía y e) interactividad (Rafaeli, 1995).
La estructura del entorno-red se proyecta sobre todos los elementos del proceso de producción de información en la Red. El periodista produce mensajes y se relaciona con las fuentes y la audiencia a través de dos tipos de canales distintos: intermedios y masivos.
Los canales de comunicación intermedios se ubican entre la comunicación “cara a cara” y la comunicación “masiva”, como por ejemplo correo electrónico, listas y charla digital. Ponen en relación a un número limitado de personas y existe una necesaria mediación tecnológica por ausencia del otro sujeto. Los canales masivos  implican convergencia e hibridación mediática y se producen a  escala colectiva.
En Internet operan de forma simultánea un “mix” de canales: intermedios y masivos. Dos tipos de metamorfosis ocurren tras la irrupción de Internet en el escenario de los medios y la comunicación. “Podemos imaginar Internet como un canal evolucionado, una tecnología integradora y adaptativa (…) con un gran potencial comunicativo. La capacidad metamórfica de la Red se manifiesta tanto en los usos del canal como en los flujos de tráfico de información a través de Internet” (García de Torres y Pou Amerigo, 2003).
Cuando nos referimos a los usos del canal hablamos de metamorfosis comunicativa, y se trata de una metamorfosis estructural cuando se hace referencia a los flujos de tráfico de información, según las autoras que venimos siguiendo. 
El contínuo de la comunicación digital va desde la serie: imagen fija, monomedia, recepción fija, lineal, personal e íntimo a la serie imagen en movimiento, multimedia, recepción móvil, interactivo, masivo y público.
“Lo destacado es el grado de frecuencia con la que se entremezclan el nivel intermedio y masivo en la Red”, señalan las autoras (García de Torres y Pou Amerigo, 2003).
La naturaleza híbrida de Internet tiene efectos sobre la producción y el consumo de la información: aparecen nuevos formatos y se redefinen los procesos de recolección y edición del material informativo.
Así, los foros, correo y áreas de charla acortan distancia emisores-receptores, facilitan la interacción periodista/entorno y generan un nuevo espacio para el trato directo entre las fuentes y las audiencias, estimulando la participación de los usuarios que nutren contenido a los medios digitales. Los medios pueden negociar el contenido con la audiencia.
El rol del periodista en este nuevo escenario de la comunicación intermedia se transforma en el de un “facilitador de encuentros”, por lo que debe desarrollar nuevas habilidades comunicativas en el entorno-red. Frente a los medios tradicionales, Internet potencia la comunicación interpersonal y en grupos reducidos.
Ejemplos:

Con estos ejemplos es sencillo advertir que Internet facilita formas de comunicación intergrupal (ciudades digitales), pública (Ej. video conferencia), organizacional y de masas. “Internet es una Red alternativa a las redes que organizan las relaciones educativas, sociales, políticas y religiosas en la sociedad actual”  (García de Torres y Pou Amerigo, 2003).
La comunicación en Red puede ser sincrónica (en directo), entre dos personas, de uno a pocos o a muchos, con distinta finalidad (chat, canales de charla, juegos multiusuario) y para la búsqueda de información. También puede ser asincrónica entre dos personas, como el E-mail, o de muchos a muchos, como las listas de distribución.
Anonimato e invisibilidad son las principales variables de la comunicación digital. El primero conduce a la desinhibición o relajación de los límites normales que nos impone la sociedad (Wallace, 2001), y el segundo protege a los usuarios con el anonimato, permite más franqueza, ocultación de defectos o una simulación ventajosa (Gubern, 1999).

Así, comenzamos a hablar de un nuevo tipo de comunicación “hiperpersonal”, que es “aquella comunicación mediada, más deseable que la comunicación cara a cara, que permite al usuario presentarse de forma selectiva frente al otro, atribuir al otro rasgos favorables y en la que los mensajes positivos de uno animan a la producción de mensajes positivos por parte del otro” (Severin y Tankard, 2001)
Anonimato e invisibilidad implican para el periodista un cambio en las formas tradicionales para determinar la identidad de la fuente y establecer la credibilidad de los contenidos, una pérdida de información visual (no hay “observación”) y el establecimiento de mecanismos de control en las zonas de charla y foros de discusión. Asimismo, estas nuevas formas de comunicación facilitan la detección temprana de rumores.
Ejemplos citados: En 2000, un navegante se hizo pasar por Bill Clinton, entonces presidente de Estados Unidos… en el sitio de la CNN. En noviembre de 1998, el diario El País publicó una carta atribuida al presidente Aylwin que resultó ser falsa (García de Torres y Pou Amerigo, 2003).
Internet es un canal “opaco” y se recomiendan algunos mecanismos de control para reducir riesgos, como el registro de usuarios y el establecimiento de normas de uso y moderación de mensajes.
Pautas para comprobar información: a) verificar autenticidad con la fuente antes de publicar; b) atribuir la información; c) examinar los contenidos a fondo y d) verificar fecha de actualización de los datos.

Metamorfosis estructural
Los flujos de tráfico de información redibujan las redes, siempre modifican la estructura original. La arquitectura distribuida de Internet permite el desarrollo de nuevas experiencias comunicativas y pone a prueba modelos de negocio. Se ha comprobado no obstante que los medios tienen gran capacidad para atraer audiencias en Internet.
La concentración de usuarios en torno a determinadas páginas genera una masa crítica suficiente para proyectar la Red sobre el modelo tradicional de la comunicación de masas. Los medios recién están comenzando a aprovechar las ventajas de Internet como medio de comunicación
Según un estudio realizado en España (1993-2001), se determinó que la mayoría de los diarios digitales se aproximan a modelos de la prensa escrita o la televisión, con participación cerrada y predominio del contenido editorial. Sin embargo, en los portales la conectividad de las audiencias es máxima y la participación abierta. Conclusión: El mismo medio, distintos grados de participación (García de Torres y Pou Amerigo, 2003).

Nuevos desafíos
Movilidad a los sitios de Internet: sólo el 12 por ciento de los sitios españoles proveen su información en otras plataformas, como celulares, palms y Ipods. El portal móvil multiplica los medios, los usuarios e individualiza la recepción.
En el marco de la metamorfosis estructural, que recordemos se refiere a los flujos de tráficos de información, es necesario estudiar las relaciones de poder entre los usuarios, que se relacionan principalmente con dos variables: la propiedad de la información y el control sobre la programación de contenidos.
Cuando propiedad y control están centralizados, nos encontramos frente a un modelo alocutorio (comparable a las relaciones entre amo-esclavo o soldado-general). En la radio y la TV estamos frente a un modelo alocutorio, donde todos los consumidores reciben la información al mismo tiempo (sincrónica). En los medios escritos el modelo es consultivo (a petición del usuario, como en una biblioteca) aunque con fuertes rasgos elocutivos.
Internet produce una redistribución del tráfico tradicional a favor de pautas consultivas y conversacionales: hay un traslado significativo de poder de comunicación del emisor al receptor. En el modelo conversacional se produce un intercambio de información entre los participantes y hablamos por tanto de cierto equilibrio de poder (García de Torres y Pou Amerigo, 2003). 
En la Red, el periodista compite con las fuentes y con la audiencia por el control de la información. Los blogs responden a un concepto de “elaboración distribuida” y no “centralizada” (Cohen, 2002) ya que se configuran como alternativas al discurso de los medios tradicionales.
“Si no los acompañamos, los ciudadanos van a construir sus propios medios, ellos mismos. En un futuro próximo, la mayoría de la gente estará cámara en mano. En un mundo muy diferente, todo el mundo estará en el lugar de la escena con cámaras y reportará en la Web”, dijo Dan Gillmor.

El mensaje digital
Las características distintivas de este mensaje son actualización, multimedia y e hipertextualidad.
Actualización: ruptura con la “cultura de cierre”, directo permanente, desaparece la periodicidad propia de los medios (diaria u horaria) y por tanto el ciberperiodismo debe conjugar inmediatez con profundidad (interpretación y análisis). El concepto aquí es “noticias en evolución”, una forma de periodismo “en tiempo real” donde el usuario elige cuándo informarse, cómo informarse y por qué medios informarse (celular, palm, e-mail). Se pasa de un modelo de “usuario busca información” a otro de “información busca usuario”.
Multimedia: la integración en Internet de todos los medios conocidos: prensa, radio y TV. Permite un relato de la actualidad accesible, interesante y completo. Se trata de un
“lenguaje múltiple” en el cual el periodista debe elegir el formato más adecuado a cada uno de los relatos. Hay un acceso múltiple a la realidad por parte del receptor (audio, texto, video, foto) y siempre hay un riesgo de “narración duplicada”.
Hipertextualidad: la escritura hipertextual es un rasgo exclusivo del ciberperiodismo. La profundidad de los vínculos carece prácticamente de límites. “El hipertexto es un modo de leer y escribir siguiendo un procedimiento más próximo al proceso de razonamiento humano: por asociación de ideas”, enseñan las autoras del texto que venimos siguiendo.
Pasamos de un modelo de lectura y escritura en un solo plano, secuencial, con un límite de espacio y tiempo y centralización de la información a otro hipertextual que se caracteriza por lectura y escritura en planos múltiples, no secuencial, sin límite de espacio y tiempo y con información descentralizada.
El hipertexto es la nueva frontera tecnológica de la escritura, la información se organiza de forma jerárquica, por capas de profundidad aunque tanta amplitud puede crear en el lector la sensación de andar perdido. Tiene la libertad de elección del trayecto que elija: se multiplican las lecturas posibles de un mismo relato.

Fuente: García de Torres, Elvira y Pou Amerigo, María José (2003), Características de la comunicación digital. En Díaz Nocy, Javier ; Salaverría Aliaga, Ramón (coords), Manual de Redacción Ciberperiodística. Barcelona: Ariel Comunicación, 49-79.
Resumen de la cátedra.

Descargar Unidad1: presentación1
Descargar Unidad1b: presentación2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s